“Por los niños siempre”

José Abelairas

Tengo dos niños preciosos, con cáncer. Una mutación genética que yo porto y ellos han heredado ha convertido sus vidas en una carrera de obstáculos que sin más remedio van a tener que sortear.

Esto es un mínimo homenaje a ellos. Aquí cuento, obstáculo por obstáculo, lo que supuso y está suponiendo para mí la carrera de mis hijos, que aunque animándolos como ninguno, veo desde la grada.

Esto es para todos aquellos padres que también tienen que animar a sus hijos desde la grada, para que la vivencias similares creen empatía y con un poco de suerte, algo de consuelo.

ACCESO AL DIARIO

 

Anuncios